La Alianza Obrera: ¿Para qué?



Por Víctor Alba
Una alianza puede ser defensiva u ofensiva. La cosa es aparentemente clara. O bien es para evitar un golpe, para proteger un régimen o un equipo en el poder, para detener el avance de un adversario, o bien para conquistar el poder o para obligar al equipo que lo ocupa a hacer determinadas concesiones o a seguir una política dada o a adoptar unas medidas que se deseen.

Digo aparentemente porque hay alianzas que no son tan transparentes y que se concertan no para conseguir los objetivos declarados, sino otros ocultos. Por ejemplo, una alianza para poner en el poder a un equipo que esté comprometido a abrir la puerta a negocios extranjeros o a tapar corrupciones o a facilitar un golpe contra sí mismos. O bien que tengan por objetivo servir a intereses diplomáticos extranjeros.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada